Empresa familiar: ¿Qué debemos saber para comenzar?

Ps. Gabriela Pepermans

Toda empresa familiar pasa por momentos de crisis en su organización, estructuración y sostenimiento funcional. A la hora de emprender en familia hay muchos factores que se deben tener en cuenta, para ganar antes de comenzar.

Hay que definir de quién es la empresa. ¿Es de todos? ¿Qué parte accionista tiene cada uno?  Definir el dueño o los dueños de la empresa, ayuda a ubicar a cada uno en el rol que le compete.

Es imperioso hablar acerca de los objetivos de la misma. De esta manera, se  podrán prevenir malos entendidos y confusiones en el momento de tomar decisiones.

Debemos ponernos de acuerdo acerca de las metas que como empresa familiar, vamos a buscar a lo largo de nuestro trabajo. Unificar metas, nos permitirá unificar esfuerzos.

La comunicación interna, la fluidez, el mensaje, debe llegar claramente a todos. Debemos buscar canales de comunicación que nos permitan estar comunicados dentro del horario laboral, respetando las jornadas de descanso. No mezclar el horario familiar con el laboral, ya que es necesario el corte para poder ubicar cada cosa en su espacio determinado. De lo contrario nos encontraremos en una fiesta familiar, hablando de cuestiones de la empresa. Y ese no es el objetivo.

Hay que determinar quién o quiénes tomarán las decisiones y de qué manera. Esto afectará positiva o negativamente la empresa familiar en función de que se lo tenga claro. No es lo mismo que se decida que las decisiones sean todas en conjunto, a que sea sólo uno el que tenga la responsabilidad.

Plantear desde un comienzo cómo se van a trabajar los posibles conflictos internos, ya que una pelea dentro de la empresa familiar, puede ser una discusión trasladada al ámbito personal y familiar. Con los componentes negativos que esto puede generar a la familia.

Familia y negocios es posible, siempre y cuando se ponga a resguardo ambos espacios con límites claros, que ubiquen a sus actores y les permitan discernir en qué lugar y en qué momento tomar decisiones que sean por el bien común.