Entrevista a Empresarios PYME: Ariel Muccilli (Familia ANABEL)

Realizada por Alicia S. Nebbia el 19/10/2021

Hemos tenido el gusto de entrevistar al empresario pyme de nuestra ciudad de Rosario: Sr. Ariel Muccilli, Gerente de Familia Anabel, que se dedica a la elaboración y venta de productos de panadería y confitería y otras exquisiteces, catering, menús para fiestas, alquiler de salones de fiestas y otros servicios relacionados. Cuenta con espacio para comidas y degustación también en el local de la Casa Central. Su esposa, es una de las hijas del fundador y junto a Ariel gerencian desde la Casa Central. Su hermana y el esposo están a cargo del Salón de Fiestas en Fisherton. El hermano de su esposa, Abel, está a cargo del Salón de Fiestas en Fisherton. La tercera de los hermanos se retiró y se fue a vivir a España.

ANABEL fue fundada en 1977 por Omar Antolini, que ya se retiró y dejó a la segunda generación, a cargo de FAMILIA ANABEL, cuya Casa Central se encuentra en calle Santa Fe 2170 de la ciudad de Rosario. Hace dos años fundaron una sucursal en Miami: elaboran y venden empanadas, medialunas, sándwiches y diversidad de confituras. En Rosario existen varias sucursales

Ariel comenzó a trabajar a los quince años como repartidor y hoy gerencia la empresa junto a su esposa, hija del fundador. Tiene a su cargo liderar los equipos de trabajo constituido por sesenta personas integrantes del personal. A esta empresa familiar hay que sumarle el cuidado continuo de la calidad y la calidez tanto en los locales como en los envíos a domicilio.

A Ariel le encanta ejercer esta función y la disfruta porque constituye un aprendizaje continuo. Es además Coach Ontológico por lo cual ejerce un apoyo humanístico a todo el personal. Su esposa es Licenciada en Administración, profesión que ejerce en Familia Anabel con mucho empeño y entusiasmo. El proceso de adaptación a nuevas realidades es continuo y alcanzó su punto máximo en la pandemia. Actualmente Ariel disfruta proyectando a dos años y más sin temer al cambio de escenario continuo.

Con respecto al caos del 2001, aprendió que las crisis ya son parte del escenario argentino y se superan reinventándose permanentemente y estudiando diversas posibilidades para abaratar costos y ser competitivo.

Acerca del liderazgo que lo caracteriza, asegura que liderar esta empresa es una satisfacción para él, ya que contar con buenos equipos de gente, es una de las llaves para subsistir y seguir creciendo a pesar de las sucesivas crisis.

En los últimos veinte años la empresa creció mucho. Se trabajó sobre la idea de la profesionalización a partir de una empresa de tres niveles: gerentes, mandos medios, consultores externos y personal operativo. Se constituyeron distintas Unidades de Negocios, cada una con su estrategia, lo que permite diversificar e innovar permanentemente. Y no le teme a proyectar a largo plazo: dos o tres años, sino que lo siente como un desafío constante.

Ariel participa de distintos grupos empresarios en Rosario, lo que le permite escuchar y aprender de otros como también aportar su propia experiencia, disfrutando de todas las relaciones que genera.

Valora que todos sus colaboradores se sientan como en casa y estén como los propietarios, pendientes de todos los detalles, la calidez y la mejor atención al cliente en todos sus aspectos.

Con respecto a la tercera generación se los deja en libertad de elegir y hacer lo que su vocación les indique. Se les aconseja que se formen muy bien antes.

Actualmente le dedica menos horas al trabajo en la empresa y más a la familia, los amigos y las relaciones sociales.

A un emprendedor joven le aconsejaría que se rodee de gente con experiencia en negocios, para aprender de dichas experiencias y también formarse al mismo tiempo para vencer los miedos al copiar el éxito de los ganadores.

En los últimos tiempos aprendió a convivir con la familia empresaria, a conectarse con su mundo interior y comunicarse de otra manera.

Reinventarse constantemente es el único camino.