LA IMPORTANCIA DEL PROCESO DE COMUNICACIÓN EN LAS PYMES

Autora: Dra. CP Alicia S. Nebbia

Cuando facilitamos un proceso de cambio para las organizaciones de nuestra región,
uno de los temas más importantes para abordar, es el de la Comunicación Interna.
La comunicación aparece como incumbencia de todos y para todos, lo que equivale, la
mayoría de las veces, a dejarla librada al azar y se convierte entonces en tierra de
nadie.
Debemos reconocer que el principal espacio corporativo donde debe definirse y
generarse la política de Comunicación es la Dirección General con el apoyo del área de
Recursos Humanos.
Michael Ritter (autor de “Cultura Organizacional, Editorial DIRCOM, 2008) entiende
la COMUNICACIÓN COMO UNA OPORTUNIDAD DE ENCUENTRO CON EL OTRO y
plantea una amplia gama de posibilidades de interacción en el ámbito social, porque es
allí donde tiene su razón de ser, ya que es a través de ella como las personas logran el
entendimiento, la coordinación y la cooperación que posibilitan el crecimiento y
desarrollo de las organizaciones.
Ante todo, una empresa es un espacio de interacción social, donde las relaciones
humanas se entrecruzan, conviven, se superponen, se combinan y se proyectan en el
día a día, constituyendo un entramado, que librado a su propia suerte, nadie sabe en
qué puede terminar.
Para evitar una generación de canales inmanejables, crecimiento de rutas informales y
multiplicidad de rumores es que se necesita una POLÍTICA PREVIA, destinada a
formar la base de una expansión sana y positiva que dignifique a todos los actores de
la escena institucional y convierta su actuación en un proceso productivo y efectivo
que aliente a mostrar valores y riqueza humana y no a descubrir aquéllas miserias que
encuentran así un canal apropiado para desplegarse y poder liberar sus ataduras
generando una corriente continua de emociones negativas que convierten el espacio en
un desfiladero de fantasmas y de novelas que no le hacen bien a nadie.
La comunicación humana merece ser enriquecida y enaltecida con lo mejor de los seres
humanos que la producen.

Para la mayoría de los responsables de las organizaciones, el desenfreno y la irrupción
del aspecto negativo de la comunicación se transforma en una usina inagotable de
conflictos que una vez desbordados se hace casi imposible eliminar.
Esta marea se transforma en un alud que no se puede administrar si no se ha
planificado estratégicamente la forma de gestionar las relaciones humanas, que a
pesar del avance tecnológico, se muestra aún hoy como algo muy difícil de abordar y
encauzar.
Como todas las organizaciones, se trate de empresas, ONGs o estatales, están
integradas por personas, que obviamente se comunican todo el tiempo y sin embargo
este fenómeno todavía sigue considerándose un problema difícil de resolver ya que
forma parte de la configuración de la cultura organizacional fundacional. Es en ese
momento cuando se deben instalar sus supuestos básicos, teniendo en cuenta los
valores y los principios que sustentarán dicha organización.
Como ejemplos cotidianos observados en nuestras pequeñas y medianas empresas
podemos mencionar, acerca de las disfunciones comunicacionales:
a) Ignorar la importancia de la configuración cultural inicial en base a valores
fundacionales: por lo general no se le da importancia al tema o se lo desconoce
totalmente.
b) La forma de apoyar la formulación de políticas y objetivos desde la Dirección
General, a través de una comunicación efectiva, cuyo proceso brilla por su ausencia o
es incipiente y queda librado a la intención y percepción subjetiva de cada uno de sus
miembros.
c) No se observan canales y formas adecuadas por donde circule la comunicación
formal para satisfacer las necesidades de información de todos los sectores que
integran la pyme.
d) No invertir el tiempo suficiente en construir una identidad total de la empresa,
donde prime un clima de confianza y motivación.
e) Desatender la inmediata desactivación de subculturas negativas que alimentan
comportamientos tóxicos totalmente informales.
f) La competencia interna basada en una rivalidad destructiva entre sectores.

g) La falta de reconocimiento general de los logros obtenidos por la empresa en
función de la gestión eficiente de sus integrantes.
h) No abrir las puertas a todos los integrantes que deseen expresar sus propuestas
para solucionar problemas observados en la organización.
i) Pasar de una forma de comunicación totalmente pasiva a una totalmente agresiva.
j) No promover la comunicación entre los distintos sectores convirtiéndolos en
verdaderas islas y no en un sistema integrado de relaciones humanas.
k) Evitar la instalación o creación de espacios de información, opinión, participación y
camaradería.
l) No facilitar la comunicación de las realizaciones personales que luego se volcarían,
debidamente motivadas y reconocidas, en logros organizacionales.
Cuando los empresarios y/o directivos observan graves problemas de comunicación
interna, deberían comenzar por analizar qué estilo de liderazgo sostienen y como
impacta el mismo en todos los miembros de la organización.
Se trata de analizar las actitudes observadas, aceptadas y analizadas para poder
iniciar el cambio profundo que comienza por la cultura y termina por la satisfacción de
todos los actores de las pequeñas y medianas empresas, desde los directivos hasta los
colaboradores de menor jerarquía y los terceros relacionados como clientes,
proveedores, asesores y otros agentes que interactúan todo el tiempo con estas
empresas, aunque no formen parte de la línea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *